Warning: ksort() expects parameter 1 to be array, object given in /home/content/28/9046428/html/veterinaria/wp-content/plugins/bbpress/includes/core/template-functions.php on line 316
Reducir el estrés en gatos cuando van al veterinario

Cómo reducir el estrés de tu gato cuando va al veterinario

0

Reducir el estrés en gatos cuando acuden al veterinario es un objetivo importante tanto para los propietarios como para los profesionales, ya que por un lado nos ayudará a realizar consultas de mayor calidad (cuanto más relajado esté el animal mejor será la exploración física que le realicemos) y por otro, está demostrado que llevar a cabo una medicina preventiva de calidad mediante controles periódicos alarga la vida de muchos pacientes felinos gracias a la detección precoz de enfermedades.

Aproximadamente un 60% de propietarios confiesan que muchas veces evitan acudir al veterinario por miedo a la reacción de su gato, lo cual provoca que muchos no sean atendidos hasta que los síntomas son tan graves que no tienen más remedio que ir a la clínica. Esto se traduce amenudo en tratamientos más complejos y costosos, o en el peor de los casos, no llegar a tiempo para salvar la vida del animal.

La Asociación Americana de Veterinarios especialistas en gatos aconseja un chequeo de salud anual en caso de gatos adultos y un chequeo semestral para gatos mayores de 7 años.

Sabemos que eliminar por completo el estrés en gatos que acuden a la clínica veterinaria es muy complicado, incluso los humanos nos ponemos nerviosos cuando acudimos al médico, pero a continuación os dejamos unos consejos que os pueden ayudar. Si tienes un gatito pequeño, este es el momento ideal para empezar a aplicar estas pautas, pero también os servirán para reducir el miedo y  estrés en gatos de mayor edad.

Paso 1: Conseguir que se acostumbre al transportín

Si aún no tienes, mi consejo es que te hagas con uno rígido de los que se dividen en dos partes, una superior y otra inferior y que puedas poner y quitar la puerta de forma sencilla. Los que son tipo bolsa con cremallera son más endebles, el gato va más inestable y a la hora de meter o sacar un animal que se resiste puede ser bastante más complicado.

Para evitar el estrés en gatos en cuanto visualizan el transportín lo ideal es que no lo asocien tanto al veterinario. Para ello se aconseja dejarlo montado en una zona de la casa de forma permanente, a modo de caseta o refugio. Si no tienes espacio en tu hogar, colócalo al menos varias veces por semana. Quítale la puerta e incluso puedes envolverlo con toallas para que parezca un sitio más acogedor. También es aconsejable colocar dentro una mantita o toalla con la que esté a gusto y vaya impregnándose del aroma del hogar (por un lado estará más confortable y por otro será una herramienta útil el día que vayas al veterinario).

estres-en-gatos-3De vez en cuando, coloca premios o juguetes que le gusten mucho cerca del transportín. Poco a poco ve acercándolos a la entrada hasta que llegue el día en que los metas dentro y el gato entre a por ellos. Ten en cuenta que muchos gatos entrarán a por el premio por la noche así que déjalo dentro aunque no se haya acercado durante el día. También puedes hacer este ejercicio con su comida habitual si no le gustan los premios.

Cuando detectes que el gato no tiene problemas para entrar y comerse la chuchería, cierra la puerta cuando entre y vuelve a abrirla en cuanto se coma el premio.

El último paso consiste en cerrar la puerta cuando entre a por el premio o juguete, levantar el transportin y dar una vuelta por la habitación, al principio sólo unos segundos y que cada vez sea más larga.

Reducir el estrés en gatos no es fácil, debes tener paciencia, constancia y saber que este proceso te puede llevar semanas.

Si tienes prevista una visita a la clínica veterinaria, lo ideal es dejar el transportín fuera una semana antes de la visita. Si tu gato te deja cortarle las uñas, hazlo un par de días antes.

También puede ser útil el uso de feromonas en spray (Feliway) para rociar el transportín cuando lo tengas montado en casa y como mínimo pulverizarlo también 30 minutos antes de ir al veterinario, de viaje o cualquier otra situación de estrés.

Si tu gato aún no se ha acostumbrado al transportín y necesitas meterlo:

  1. Respira hondo y mantén la calma, no te pongas nervioso, el estrés en gatos aumenta si ven a sus dueños nerviosos porque son capaces de leer nuestro lenguaje corporal y detectar nuestra ansiedad.
  2. Ten presente que los gatos no aprenden mediante el castigo. Tampoco les grites, sólo conseguirás empeorar la situación.
  3. Lleva el transportín (sin que te vea) a la habitación de la casa con menos escondites posibles. A continuación, de forma calmada y con la ayuda de premios o jugando, entrad en la habitación y cierra la puerta.
  4. Puedes intentar meterle en la base de la caja (pon una manta o toalla que le resulte familiar) y luego colocar el techo, o bien, a veces funciona mejor, tener el transportín montado y meterle del revés introduciendo primero el culo del animal en vez de la cabeza) y rápidamente cerrar la puerta.

Paso 2: Conseguir que se acostumbre al coche

estres en gatosReducir el estrés en gatos durante los viajes en coche te ayudará tanto para ir al veterario como para cualquier otro desplazamiento. Si tu gato no se pone nervioso durante el transporte podrás ahorrarte este paso, pero en caso contrario (o si quieres acostumbrar a un gato pequeño), deberías empezar por meter el transportín con el gato en el coche, estar unos minutos y salir. La próxima vez, le metes en el coche y sólo enciendes el motor. Si ves que tolera esto bien, las próximas veces das unos paseos con el coche; el primer día unos minutos y poco a poco los vais alargando hasta que se acostumbre. Si tu gato sólo entra en el coche para ir al veterinario deberías llevarle de vez en cuando a dar una vuelta en el vehículo sin terminar en la clínica, para que la asociación cohe-veterinario no sea tan fuerte.

Durante el transporte a la clínica, ya sea en coche o andando, hay dos tipos de gatos, los que van cotilleando y les gusta ver todo y los que se estresan con los ruidos, coches, etc. Si tu gato es de estos últimos, mejor envuelve el transportín con una sábana para reducir los estímulos al máximo.

Paso 3: Reducir el estrés en gatos en la clínica veterinaria

Aquí los veterinarios también debemos poner nuestro granito de arena para, entre todos, conseguir reducir al máximo el miedo del gato durante su visita a nuestra clínica.

Si el centro dispone de una sala de espera para perros y otra para gatos, fenomenal, pero muchas veces no hay espacio suficiente para hacer tal separación. En ese caso, colócate en un lugar lo más alejado posible de perros u otros animales que puedan acercarse al transportín y asustar a tu gato.

Si hay demasiada gente o hay algún perro que no para de ladrar puedes preguntar al personal de la clínica si hay algún lugar más tranquilo donde poder dejar a tu gato hasta que paséis a consulta.

Si es posible, evita ir al veterinario en hora de máxima afluencia, por ejemplo los sábados por la mañana. Puedes llamar para que te den cita cuando menos jaleo haya.

Es conveniente anotar en un papel todas tus dudas y explicar bien todo lo que le pasa a tu gato antes de sacarle del transportín. Durante la exploración, si se pone nervioso, se te puede olvidar preguntar algo. Toda información es importante, los gatos disimulan muy bien el dolor y cualquier cambio en su comportamiento puede tener mayor importancia de la que crees.

estres-en-gatos-1Los veterinarios debemos intentar crear un entorno lo más relajado posible para los gatos. Evitar voces o sonidos agudos durante la exploración, no sujetar bruscamente al gato de primeras, usar difusores de feromonas….Si el transportín que trae es de los que se separa la parte de arriba de la de abajo, suele funcionar muy bien retirar el techo y la puerta y dejar que el gato se quede sobre una toalla o manta que haya traído de su casa impregnada con un olor familiar, sobre el suelo del transportín, se sienten cobijados. Mejor empezar la exploración por la cabeza, acariciando suavemente la zona de las orejas e ir avanzando hacia la parte más caudal del gato, que es cuando más tensos se suelen poner. Lógicamente cada gato es un mundo, con la mayoría no habrá problemas pero de vez en cuando nos vemos obligados a sedar (mediante inyección o mediante gas anestésico) a los gatos más agresivos para realizar una buena exploración o para realizar pruebas.

Es preferible llevar a tu gato en ayunas al veterinario por si hubiera que realizarle algún tipo de prueba médica (además reducirás la posibilidad de que vomite si le llevas en el coche).

Paso 4: Al volver a casa

Una vez de vuelta en el hogar tienes que darle un poco de tiempo para adaptarse al medio, acicalarse… no esperes que vuelva a ser sociable de inmediato.

Es importante que lavemos muy bien el transportín y la manta, toalla o juguetes que hayamos llevado dentro porque aunque nosotros no lo detectemos, quedan impregnados con el olor a la clínica, desinfectantes, sangre, etc, lo cual favorece que en el próximo contacto con la caja el gato desencadene una respuesta de estrés.

Si tienes más de un gato en casa ten cuidado con su reacción al volver del veterinario, pueden sentirse amenazados al detectar el olor de la clínica en el gato que ha ido. Dale tiempo para que se acicale y lave a solas. Si sigues detectando tensión o habéis tenido episodios de agresividad con anterioridad deberás dejarle 24 horas en una habitación sin contacto con el resto de gatos de la casa con su arenero, comedero y agua. Si el problema se repite cada vez que vas, puedes llevar a los dos a la clínica aunque solo tengan que ver a uno, de esta manera los dos quedarán impregnados con el mismo aroma.

Si tienes un gato pequeño recuerda aplicar estas pautas desde el principio porque aunque de momento vaya relativamente tranquilo puede llegar el día en que se asuste y empiece a tener cada vez más miedo.

Recuerda que muchas enfermedades tienen mucho mejor pronóstico y un tratamiento más sencillo si se detectan a tiempo. No esperes a verle mal para llevarle a hacer un chequeo.

Artículos relacionados:

Cómo detectar el dolor en gatos y causas principales

Deja una respuesta

Compartir.