Mi gato vomita de vez en cuando, ¿es normal?

0

Cuando realizamos una exploración de rutina a un gato es muy frecuente que al preguntar a su propietario acerca de los hábitos del felino, nos comente: “Sí que vomita de vez en cuando, pero no mucho, lo normal”. Pero, ¿Cómo de habitual es que un gato vomite?. ¿Atribuímos con demasiada facilidad la causa a las bolas de pelo?. ¿Qué señales pueden indicarnos que tu gato vomita a causa de una enfermedad que aún no le ha sido diagnosticada?

Cuándo no debo esperar para acudir al veterinario

Un vómito aislado que no esté acompañado de otros signos clínicos no es preocupante. Pero si empieza a producirse más amenudo, por ejemplo más de 2 vómitos al mes o vemos que también otro tipo de alteración, por ejemplo, diarreas, adelgazamiento, etc, debes acudir a tu veterinario para ver si detrás de estos vómitos hay una enfermedad que está empezando a dar la cara o se trata de un problema dietético o de manejo fácilmente solucionable con ciertos cambios en los hábitos de alimentación y cuidados de tu gato.

Además será especialmente urgente que acudas a tu especialista en los siguientes casos:

  • Si tu gato vomita de forma aguda: Un gato que gato vomitavomita de pronto varias veces en poco tiempo o varios días seguidos debe recibir atención médica lo antes posible.
  • Signos de enfermedad: Si  tu gato vomita y además está apático, no quiere comer, tiene diarrea, bebe  u orina más de lo habitual, se esconde o ves caulquier otra cosa fuera de lo común, llévale a la clínica para que le chequeen.
  • Gatitos menores de 6 meses: Son más susceptibles a la deshidratación y más propensos a sufrir enfermedades infecciosas (especialmente víricas), algunas de ellas graves.
  • Gatos obesos: Es muy peligroso que un gato con sobrepeso comience a vomitar y/o deje de comer. Estos pacientes tienen un elevado riesgo de sufrir una lipidosis hepática si se mantienen en ayunas.

Si un gato vomita de forma intermitente, ¿cuáles son las causas más comunes?

Si ves que tu gato comienza a tener vómitos intensos probablemente no dudarás en acudir a tu veterinario lo antes posible, pero por el contrario, si tiene una presentación más o menos crónica, por ejemplo una semana vomita, otra no, la siguiente tiene dos vómitos, luego otras dos semanas sin vomitar, etc, es muy posible que no le des importancia o esperes a la próxima revisión para comentárselo e incluso llegado el momento lo olvides porque no ha ido a más. Esta es la razón por la que muchas veces se pasa por alto este síntoma que puede estar indicando que algo no está bien. Estas son las causas más frecuentes por las que un gato vomita de forma rutinaria;

1- Gatos que vomitan por causas dietéticas o de manejo

  • Bolas de pelo (tricobezoares): Los gatos al acicalarse ingieren pelo, parte del cual saldrá en las heces o a través de un vómito esporadico, especialmente en el caso de felinos de pelo largo. Muchas veces estos pelos se acumulan en la primera porción de intestino delgado y al salir tienen forma de cordón con un charco de líquido alrededor. A veces incluso se pueden confundir con heces.hairball En este caso el cepillado y la administración semanal de malta puede ayudar a su eliminación. Recuerda que la malta es un laxante suave, si ves que comienza a hacer las heces blandas, reduce o espacia la dosis. Vigila también que el acicalado no sea excesivo y que no tenga áreas desprovistas de pelo ya que esto podría estar indicando un problema de picor (pulgas, alergias…), estrés o dolor.
  • Ingestión de plantas: Si tu gato mastica o ingiere plantas puede sufrir desde una intoxicación a una gastritis crónica. Si tiene este hábito deberás dejarlas fuera de su alcance. Puedes colocar también hierba gatera a ver si la prefiere.
  • Dieta de baja calidad: Una dieta cuya fuente de proteínas sea de mala calidad (subproductos como piel, ojos, etc) son más difíciles de digerir. Prueba a cambiar a una dieta con una fuente proteica de alta calidad. El abuso de premios o la administración rutinaria de leche también pueden provocar alteraciones gastrointestinales por mala digestión.
  • Hábitos a la hora de comer: La manera más habitual de alimentar a los gatos es llenando el comedero de manera que él se vaya administrando a lo largo del día, pero hay algunos gatos que muestran cierta ansiedad por la comida e ingieren de golpe todo o gran parte de la ración. Esto es más frecuente en casas multigato por una competencia por los recursos. En este caso hay que comedero gatos interactivorepartir pequeñas raciones a lo largo del día o usar comederos que obliguen a sacar el pienso poco a poco o aquellos interactivos en los que el animal tiene que ir sacando las bolitas paulatinamente. Si tienes varios gatos, si es posible, dales de comer por separado. Controla también que no comience a jugar o correr inmediatamente después de comer. También hay gatos que vomitan por las mañanas, cuando están en ayunas o poco antes de su hora de comer porque su estómago comienza a segregar ácidos gástricos para preparar la digestión. En este caso puedes darles algún premio antes de la hora de comer para que su estómago no esté vacío
  • Alergia/Intolerancia alimentaria: En ocasiones los vómitos pueden ser debidos a intolerancias alimentarias. Para descartarlo a veces realizamos una dieta de eliminación durante 8 semanas a base de pienso hipoalergénico o una dieta casera que incluya una fuente proteica que el gato no haya consumido hasta ese momento.
  • Ingestión de cuerpos extraños: Si tu gato ha ingerido un objeto es más frecuente que los vómitos se presenten de forma súbita, intensa y acompañados de otros signos clínicos como dolor gato y vómitoabdominal, falta de apetito, nerviosismo, etc, pero en algunos casos, según el objeto, la sintomatología puede ser más leve. Harán falta pruebas de imagen (radiografía, ecografía) para descartarlo.
  • Administración de medicamentos: Ciertos medicamentos pueden irritar la mucosa gástrica.

2- Gatos que vomitan por una enfermedad gastrointestinal

  • Gastroenteritis infecciosa: Ingerir alimento en mal estado o contaminado, enfermedades bacterianas o virus como el de la leucemia, inmunodeficiencia o PIF pueden provocar gastroenteritis y por tanto vómitos. Así mismo conviene saber si tu gato está correctamente desparasitado. Es cierto que generalmente estas patologías van acompañadas de otros síntomas como diarrea, fiebre, etc. Pero no siempre es así.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: Es una causa muy frecuente de vómito crónico en gatos. Es el típico paciente que aparentemente está sano y comienzan vomitando 1 ó 2 veces al mes y poco a poco va aumentando la frecuencia, sin presentar ningún otro síntoma hasta que lo hacen casi a diario. Esta enfermedad que provoca un engrosamiento de las paredes del intestino dificultando su motilidad y la absorción de nutrientes ha sido infradiagnosticada durante años y gran parte de los gatos que se suponía estaban eliminando bolas de pelo padecían en realidad esta enfermedad. La ecografía abdominal es muy sugestiva aunque no puede diagnosticarse al 100% sin realizar una biopsia de la pared intestinal.
  • Linfoma intestinal: El linfoma es un cáncer muy frecuente en la especie felina. En el caso del linfoma intestinal, las células neoplásicas al igual que en el caso anterior provocan  un engrosamiento de las paredes intestinales que sólo se podrá confirmar por ecografía y biopsia. Un gato que ha sufrido trastornos gastrointestinales crónicos a lo largo de su vida es más propenso a sufrir linfoma intestinal.

3- Gatos que vomitan por una enfermedad sistémica (no gastrointestinal)gatos y vómitos

  • Enfermedad renal crónica: Es la enfermedad por excelecia en los gatos mayores de 7 años. El aumento de urea en sangre provoca la iriritación de mucosas gastrointestinales y por tanto puede haber vómitos intermitentes. Se diagnostica mediante análisis.
  • Pancreatitis crónica: La pancreatitis aguda suele provocar signos agudos como vómitos y anorexia en cambio si es crónica la sintomatología puede pasar más desapercibida. A veces resulta difícil de diagnosticar.
  • Insuficiencia hepática: Si el hígado no funciona bien no es capaz de eliminar tóxicos que se acumularán en sangre pudiendo provocar vómitos. En los análisis podemos ver un aumento de las enzimas hepáticas.
  • Hipertiroidismo y diabetes: Se trata de las dos enfermedades endocrinas más frecuentes en gatos (generlamente mayores de 8 años) que entre otros sintomas pueden provocar vómitos.

Estas son en resumen las causas más frecuentes por las que un gato vomita de manera crónica e intermitente. Como ves hay muchas más causas que las bolas de pelo. Algunas se resolverán con un cambio de manejo o dieta y otras requerirán pruebas diagnósticas.

¿Qué pruebas realizamos a un gato que vomita?

vomitos en gatosConviene que expliques a tu veterinario exactamente cuándo y cómo vomita tu gato. No es lo mismo que lo haga inmediatamente después de comer o en ayunas o si el tipo de vómito es espumosos, bilioso o si vomita toda la comida…En función de ésto, de la edad del paciente y de la exploración física, tu veterinario elaborará un protocolo diagnóstico específico para tu animal. Generalmente un análisis de sangre nos ayudará a descartar enfermedades frecuentes como la insuficiencia renal, hepática, una diabetes o el hipertiroidismo. Por otro lado, una prueba de imagen, especialmente la ecografía abdominal es de gran utilidad para valorar gastritis crónicas, medir el grosor de las paredes intestinales, tamaño de ganglios linfáticos mesentéricos etc.

Y recuerda, este artículo sólo abarca causas comunes de vómito crónico/intermitente. Si tu gato comienza a vomitar de forma repentina y varias veces las causas pueden ser otras y deberás acudir a tu veterinario cuanto antes. Como siempre, os recordamos que los gatos son los reyes del disimulo y muchas veces no muestras signos de enfermedad hasta que ya están graves así que no esperes.

También te puede interesar:

Descubre cómo detectar el dolor en los gatos y sus causas

Cómo reducir el estrés de tu gato cuando va al veterinario

Virus de la Leucemia Felina: Síntomas, diagnóstico y prevención

 

 

Deja una respuesta

Compartir.