Virus de la Leucemia Felina: Síntomas, diagnóstico y prevención

0

El Virus de la Leucemia Felina (FeLV) es uno de los más conocidos y extendidos entre los gatos de todo el mundo y representa una de las principales causas de mortalidad en esta especie. Se trata de un retrovirus que pertenece al grupo de los Oncornavirus, que son aquellos capaces de provocar el desarrollo de tumores en los animales infectados. Además provocan una grave inmunosupresión (similar al virus de la inmunodeficiencia o SIDA felino).

Se estima que el 85% de los gatos positivos a leucemia felina mueren en los 3 ó 4 años posteriores al diagnóstico.

Actualmente, la vacunas y los test que se realizan para detectar a los portadores han conseguido disminuir la prevalencia de esta enfermdad.

¿Cómo se transmite la leucemia felina?

shutterstock_81242251mCuando un gato es infectado, el virus se elimina por todas las secreciones (heces, orina, leche..) Pero donde más prevalece es en la saliva. El contagio dse puede producir través de acicalamiento, mordeduras, compartir comederos o bebederos…Además, aunque la mayoría de gatas portadoras del virus son estériles o sufren abortos, si llegan a tener una camada, los gatitos también nacerán infectados.

 

Hay que dejar claro que este virus sólo afecta a gatos. Es imposible que una persona,  un perro o cualquier otra especie animal se infecte.

Hay un pequeño porcentaje de gatos que son resistentes e inmunes a la enfermedad.

¿Qué riesgo tiene mi gato de ser positivo al virus de la leucemia felina?

Los gatos de corta edad son más propensos a desarrollar la enfermedad si contactan con el virus. Además es más frecuente en machos y en gatos que salen al exterior.

En gatos sanos que viven sin salir de casa la prevalencia de la enfermedad es de  un 1-2%. Esta proporción aumenta mucho si el gato tiene acceso al exterior.

Lógicamente, en las colonias de gatos la prevalencia del virus es mucho mayor.

Nunca debes dejar que un gato de la calle tenga contacto con tu gato casero hasta que le hayas realizado el test que descarte tanto el virus de la leucemia como el de la inmunodeficiencia. Debes mantenerlos en habitaciones separadas y que no compartan comederos, bebederos ni areneros.

¿ Cuáles son los síntomas más frecuentes de la leucemia felina?

Los signos clínicos son muy inespecíficos y diversos. El virus provoca una fuerte inmunosupresión y algunos de los síntomas son debidos a las infecciones recurrentes por las bajas defensas del animal. Pueden observarse uno o varios de los siguientes signos:

  • dreamstime_xxl_38226466-e1422301613742Anemia (se observa palidez en las encías y en la conjuntiva ocular).
  • Fiebre.
  • Letargia.
  • Pérdida de peso.
  • Pérdida de apetito.
  • Pelo enmarañado, con mal aspecto.
  • Infecciones persistentes de aparato respiratorio y gastrointestinal (diarreas).
  • Signos neurológicos (descordinación, andar tambaleándose, etc).
  • Ganglios linfáticos aumentados de tamaño.
  • Tumores: El virus de la leucemia felina puede dañar el ADN de las células infectadas y esto da lugar al desarrollo de tumores. El más frecuente es el linfoma (puede tener distintas presentaciones, dependiendo del órgano al que afecte: Riñón, intestino, ganglios linfáticos, hígado, ojos…) y la leucemia (cáncer que afecta ala médula ósea. Menos frecuente).

¿Cómo se disgnostica la leucemia felina?

Existen diversas pruebas laboratoriales para detectar el virus. En las clínicas veterinarias disponemos de unos test de ELISA (detectan una proteína del virus), sencillos de realizar, fiables y rápidos. Tan solo necesitamos una muestra de sangre. Solemos recomendar realizar el test a todos los gatitos antes de comenzar con las vacunas, para asegurarnos de que están libres tanto del virus de la leucemia como del de la inmunodeficiencia. Como los signos de le enfermedad son tan inespecíficos, también es recomendable realizarla a todos aquellos gatos con infecciones recurrentes, pérdida de peso, anemia, etc, si no hay ninguna otra causa que justifique el cuadro. Este test detecta le enfermedad desde fases tempranas y los anticuerpos maternales no interfieren en el resultado de manera que se puede realizar a cualquier edad. Generalmente se usan test que detectan a la vez leucemia e inmunodeficiencia ya que ambos tienen cuadros clínicos muy similares.

Ocasionalmente podemos tener falsos positivos y falsos negativos. Si nos ha dado negativo pero seguimos sospechando de leucemia felina o si nos ha dado positivo pero es una gato sano y asintomático, conviene confirmar el resultado mediante una prueba que se realiza en una labratorio externo. Las de elección son la inmunofluorescencia (detecta proteínas del virus en los glóbulos blancos) o el aislamiento del virus (detecta el virus en el plasma).

Si un gato sano nos da positivo, se aconseja realizar una de estas pruebas de confirmación a las 12-16 semanas de la prueba inicial.

Cualquier gato que nos de un resultado positivo al test debe ser aislado de otros gatos para prevenir el contagio.

Tratamiento y pronóstico de la leucemia felina

No existe cura para la leucemia felina. El tratamiento básico consiste en un control de las infecciones o trastornos secundarios a la inmunosupresión.

Es importante que los gatos con leucemia tengan una alimentación de buena calidad (evitar comida cruda o leche sin pasteurizar) y reciban sus tratamientos médicos correctamente (desparasitaciones, vacunas, etc). ya que una enfermedad que para cualquier gato sea leve, en un gato con leucemia puede resultar fatal.

Medicamentos como el interferon recombinante omega pueden ayudar a disminuir la replicación de la virus y mejorar los signos clínicos según algunos estudios. Pero tampoco ofrecen una gran mejoría y tiene un coste elevado.

En caso de desarrollar un tumor, se puede instaurar un taratamiento de quimioterapia específico para cada caso.

El pronóstico no es bueno ya que el 85% de los animales positivos a leucemia felina fallecen a los 3-4 años de ser diagnosticados.

Vacuna frente a la leucemia felina

Es una de las vacunas más comunes que se aplican en leucemia felinagatos. Ofrece una elevada protección aunque como todas las vacunas, nunca es 100% ,así que igualmente se desaconseja el contacto con gatos positivos.

A modo de prevención, es especialmente importante vacunar frente a la leucemia a aquellos gatos que tengan acceso al exterior. En los que no salen de casa lógicamente el riesgo es menor. Siempre habrá que valorar cada caso en particular.

Respecto a la leucemia felina, nunca olvides:

  1. Si compras o adoptas un gato, aunque esté sano, conviene que le hagas el test de leucemia (si no lo tiene hecho), especialmente si va a convivir con otros gatos.
  2. Si tienes un gato positivo a leucemia, no debería salir al exterior para evitar la diseminación del virus.
  3. Si coges un gato de la calle NUNCA lo juntes con otros gatos hasta tener los tests hechos.
  4. Si convive con más gatos, deberías mantenerlos separados y que no compartan bebederos, comederos ni areneros. Para mayor seguridad, los gatos sanos deberían ser vacunados.

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Compartir.